Traumavist


Pinzamiento Femoroacetabular o de cadera

El pinzamiento o choque fémoro-acetabular es una anomalía en la forma ósea de la articulación de la cadera que produce una limitación a la movilidad de la misma y dolor que si no se trata de forma precoz termina produciendo una artrosis de cadera. La osteopatía de pubis, tendinitis de aductores, hernia inguinal, síndrome del piramidal, problemas musculares… son algunas de las patologías con las que se suele confundir esta enfermedad, que ha estado ahí desde siempre, pero cuya existencia no se conocía hasta hace unos pocos años.

El acetábulo, en la parte lateral de la pelvis, y la cabeza del fémur forman la articulación de la cadera. Tanto el acetábulo (pelvis) como la cabeza femoral están recubiertos por un cartílago articular que disminuye la fricción y permite un movimiento completo.

El labrum acetabular es un anillo fibrocartilaginoso que rodea el acetábulo aumentando de esta forma la cobertura para la cabeza femoral, reduciendo con ello el estrés mecánico sobre el cartílago articular. El Labrum puede dañarse por diferentes mecanismos, generando dolor (en la ingle o región glútea), sensación de bloqueo y molestias con la flexión de la cadera.

El pinzamiento femoroacetabular de cadera se define como al conflicto que se produce entre el cuello del fémur con el acetábulo. Existen 2 tipos:

  • Pinzamiento tipo CAM: Hay un crecimiento óseo en la zona anterosuperior del cuello del fémur que choca contra el acetábulo, produciendo de forma progresiva daños en el labrum, cartílago articular y posteriormente artrosis de la articulación de cadera.
  • Pinzamiento tipo PINCER: Existe un crecimiento óseo o sobrecobertura del acetábulo en su porción anterosuperior, por lo que el cuello del fémur choca del mismo modo con el reborde del acetábulo y el labrum con los movimientos de flexión de la cadera.

Lo más frecuente es que los pacientes presenten pinzamientos mixtos, en los que encontramos lesiones de ambos tipos.

La importancia de reconocer estas alteraciones tiene relación con el hecho de que recientes estudios demuestran que el pinzamiento fémoro-acetabular es una de las causas más importantes de rotura de labrum y éste a su vez, es un factor reconocido de artrosis precoz de cadera (daño en el cartílago articular), razón por la cual sería fundamental un diagnóstico lo más precoz posible para realizar un tratamiento oportuno, y así evitar la necesidad de implantarle una prótesis de cadera a un paciente a una edad temprana.

El tratamiento de este problema es inicialmente conservador, a base de antinflamatorios, medidas higienico-posturales y fisioterapia.

La artroscopia de cadera es el tratamiento de elección si es que el tratamiento conservador no fue eficaz en reducir la sintomatología del pinzamiento femoroacetabular. Los avances en las técnicas artroscópicas han permitido mejores resultados funcionales y una alternativa efectiva para comenzar la rehabilitación en forma precoz y segura.

En el postoperatorio inmediato el fisioterapeuta tiene una tarea fundamental en dar las indicaciones sobre uso de bastones, traslados, posicionamientos en la cama, movimientos que deben evitarse para proteger la cirugía, ejercicios de movilidad precoz en forma segura, activación muscular, etc.

A medida que se van cumpliendo los tiempos de reparación de los tejidos y según el tipo de cirugía, se van introduciendo en forma progresiva ejercicios de movilidad y flexibilidad de cadera, estabilización lumbar, fortalecimiento de extremidad inferior, equilibrio y ejercicios aeróbicos.

En una fase posterior se deben realizar una pauta de ejercicios de flexibilidad y fortalecimiento muscular que se debe realizar en forma sistemática y un plan de acondicionamiento físico general para retornar en forma segura la actividad deportiva.

Esta unidad de cadera es pionera en la implantación de las técnicas artroscópicas para el tratamiento de estas enfermedades en la provinica de Alicante.

Sintomas a los que debe estar atento un paciente deportista:

Se debe estar atento a los dolores en la región inguinal, gluteos o incluso a los de tipo ciático que se manifiestan sobre todo después de hacer deporte, y que ceden con el reposo. Típicamente suele aparecer dolor en todas aquellas actividades que exigen una flexión importante y mantenida de la cadera, como conducir, montar en motocicleta, jugar al hockey, artes marciales, fútbol, salto de vallas, carrera o deportes de raqueta. Si con la flexión de la cadera y la rotación de la misma aparecen dolores, chasquidos o alguna limitación a esos movimientos quizá haya que hacer una radiografía para poder comprobar si existe un pinzamiento fémoro-acetabular.

Volver


Actualidad

I Jornada de Cirugía de pie Depuy Synthes

El día 16 de Mayo  se ha celebrado en Denia la I Jornada de Cirugía del Pie organizada por la sección de traumatología de la compañía Depuy Synthes. El tema central de la Jo…