Llámanos al +34 966 709 312 o Contacta con nosotros

Patología del Tendón de Aquiles

Imagen clínica de tendinitis crónica de tendón de Aquiles (Enfermedad de Haglund)Radiología de tendinitis crónica de tendón de Aquiles (Enfermedad de Haglund)Imagen RNM fascitis plantar

Son lesiones con alta incidencia en el ámbito deportivo (atletismo, fútbol, baloncesto, tenis, etc.), aunque en ocasiones ocurren en personas no deportistas. Las lesiones más frecuentes son las tendinopatías (tendinitis crónicas) y las roturas.

Las tendinopatías se deben a una sobrecarga continuada del tendón generalmente relacionada con la actividad deportiva, asociada muchas veces a un aumento de tensión en los gemelos, a la no realización de estiramientos ni calentamiento adecuados, calzado inadecuado, suelos duros etc. En caso de fracaso del tratamiento conservador se recurrirá a la cirugía que consistirá en realizar cortes longitudinales y extirpación del tejido cicatricial en la zona afecta, dónde se puede añadir factores de crecimiento para facilitar la regeneración de tejido tendinoso sano. En casos seleccionado puede hacerse por técnica MIS. En los casos con acortamiento de gemelos, se asocia un alargamiento del gemelo interno.

Respecto a las roturas, el tendón de Aquiles es el tendón conjunto de los músculos gemelos y sóleo, cuya rotura es una lesión seria que se produce con cierta frecuencia durante la actividad deportiva, especialmente en pacientes de 35 a 50 años que practican deporte de forma esporádica (deportistas de fin de semana). Se trata de una lesión grave e invalidante, de ahí la importancia del diagnóstico precoz ya que en ciertos casos puede pasar inadvertida y diagnosticarse de forma tardía, lo que daría lugar a peores resultados funcionales.

El paciente nota un dolor agudo asociado a un chasquido y la sensación de haber sido golpeado por detrás (“signo de la pedrada”) y generalmente no puede ponerse de puntillas con dicha pierna. El tratamiento conservador consiste en la inmovilización con yeso u ortesis con el pie en equino (la punta del pie hacia abajo) durante 6-8 semanas. Este tratamiento estaría indicado en pacientes mayores o con contraindicaciones para la cirugía. El tratamiento más usado es la cirugía, que puede ser abierta o mediante técnicas percutáneas o MIS, asociando en muchas ocasiones factores de crecimiento para ayudar a la regeneración del tendón.

« Volver

Equipo Médico