Llámanos al +34 966 709 312 o Contacta con nosotros

Talalgias

Radiologia espolón calcáneo Imagen clinica talalgia

En la edad adulta, uno de los motivos de consulta más frecuentes es el “dolor del talón” a nivel de la planta del pie (talalgia). Muchas veces empieza sin causa aparente y suele ser más intenso al levantarse por la mañana o después de caminar durante mucho tiempo. Una “inflamación de la fascia plantar” (fascitis plantar) es la causa más común de este dolor.

En las radiografías puede apreciarse, en muchos casos, una calcificación a nivel de la inserción de la fascia plantar en el hueso del talón que recibe el nombre de “espolón calcáneo” que, generalmente no es el causante del dolor. El tratamiento inicial siempre debe ser conservador, basado en la utilización de taloneras de silicona, plantillas, férulas nocturnas, evitar zapatos planos o con suela muy dura, antiinflamatorios, fisioterapia, ejercicios de estiramiento, infiltraciones con esteroides o plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento). En caso de no obtenerse mejoría, se optaría por el tratamiento quirúrgico que consiste en realizar un pequeño corte en la fascia plantar para destensarla, otra alternativa quirúrgica, en caso de que el paciente presente un acortamiento asociado de los gemelos, es realizar un alargamiento proximal del vientre medial.

En otras ocasiones el dolor se presenta en la parte posterior del talón (talalgia posterior), creando un conflicto con el calzado que da lugar a la aparición de inflamación, dolor y bursitis en dicha zona. La mayoría de las veces se debe a una inflamación crónica de la inserción del tendón de Aquiles en el calcáneo (hueso del talón). Esta situación puede cronificarse por la presión que ejerce una prominencia ósea (apófisis posterior del calcáneo) sobre la parte distal del tendón de Aquiles (enfermedad de haglund).

El tratamiento conservador es similar al de la fascitis plantar, además de la utilización de zapatos destalonados o con contrafuertes blandos. El tratamiento quirúrgico consiste en la eliminación del pico óseo del calcáneo para que deje de oprimir el tendón de Aquiles, asociado a resección de las fibras enfermas del tendón, pudiendo añadir, en ocasiones, “factores de crecimiento” (plasma rico en plaquetas) para regenerar el tendón dañado. Algunas veces, es necesario utilizar injertos de tendones vecinos si el tendón de Aquiles está muy debilitado para prevenir el riesgo de rotura.

« Volver

Equipo Médico