Llámanos al +34 966 709 312 o Contacta con nosotros

Sutura Meniscal

El éxito de la intervención radica en la edad del paciente y la zona afectada del menisco. Las zonas más periféricas (denominadas rojas por estar bien vascularizadas), cicatrizan mejor. La sutura se realiza mediante artroscopia con instrumentales específicos diseñados para este propósito. Puedes obtener más información sobre la Técnica de la Sutura Meniscal en este video.

TRATAMIENTOS: SUTURA MENISCAL

Sutura meniscal

Se trata de una técnica quirúrgica realizada por artroscopia, es decir pequeñas heridas alrededor de la rodilla, se pretende reparar el menisco en vez de extirparlo.

Beneficios de la intervención

Sabemos que años después de extirpar un menisco, el paciente desarrolla una artrosis en las radiografías, algunos de estos pacientes además de los cambios en las radiografías sufrirán dolor en la rodilla

Descripción técnico-médica

Habitualmente se practican 2 incisiones de 0,5 cm alrededor de la rodilla, por las que se accede a la zona lesionada con una cámara y el instrumental específico para cada tipo de lesión. En ocasiones pueden ser necesarias más incisiones según la patología a tratar. El éxito de la intervención radica en la edad del paciente y la zona afectada del menisco. Las zonas más periféricas (denomidas rojas por estar bien vascularizadas), cicatrizan mejor.

La intervención

La artroscopia de rodilla se realiza en quirófano,. La anestesia habitualmente empleada en estos casos es regional, el paciente está despierto, con lo que se consigue un postoperatorio con menos dolor que en la cirugía convencional de la rodilla. La duración de la intervención varía entre 30 y 60 minutos según la patología a tratar. La sutura se realiza mediante artroscopia con instrumentales e implantes específicos diseñados para este propósito.

El paciente habitualmente pasa unas horas en el hospital pudiendo dormir el día de la cirugía en su domicilio.

Medidas preoperatorias

Valoración previa en consulta, decidiendo y exponiendo los aspectos concretos de la intervención y entregándole el consentimiento informado.

Realización de un estudio preoperatorio que consiste en un hemograma, bioquímica, coagulación, Rx de tórax y ECG.

Visita con el equipo de anestesia

Se lavará con cualquier jabón antiséptico la zona a intervenir la noche anterior y la mañana de la cirugía. Si así lo desea, puede rasurarse la rodilla a operar en su domicilio el día previo a la intervención, desde mitad del muslo hasta mitad de la pierna. Consiga dos muletas o bastones ingleses que precisará durante algunas semanas en el postoperatorio.

Si la cirugía está programada por la mañana, debe acudir en ayunas al hospital. Si es por la tarde, desayune temprano y no tome alimentos sólidos ni líquidos a partir de las 9 horas.

No debe llevar ningún objeto metálico durante la operación (anillos, pulseras, pendientes, piercing, etc.)

Cuidados postoperatorios

Es posible que, tras la intervención, sienta durante los primeros días alguna molestia o hinchazón, que desaparecerán con la medicación que le indique su cirujano. Se le colocará un vendaje elástico compresivo, que puede mantenerse hasta que se realice la primera cura.

La movilización se inicia desde el primer momento. La carga, salvo contraindicación expresa por parte de su cirujano, se autoriza de manera inmediata, si bien se recomienda el empleo de dos bastones ingleses para la ayuda a la marcha en los primeros días. Durante 30 días deberá caminar con un arodillera que bloquee la flexión de la rodilla para proteger la sutura.

Al alta se le entregará un programa de ejercicios para que realice en su domicilio diariamente.

Después del alta, debe contactar con nosotros si tiene dolor en el pecho o dificultad al respirar; dolor, hinchazón o enrojecimiento en alguna pierna; dolor repentino en la rodilla operada; o procesos febriles y escalofríos.

« Volver

Equipo Médico